En Memoria de Catalina Montes

7 04 2011

Cuando en el último cuarto del siglo pasado los pueblos de Centroamérica sufrían la represión del golpismo militar, en el contexto de la guerra de baja intensidad promovida por los Estados Unidos a causa de la partida que jugaban con la desaparecida Unión Soviética, mientras el campesinado ponía los muertos, el Pulgarcito de América, como denominara Gabriela Mistral a El Salvador, vio desaparecer a 30.000 de sus habitantes. La cuarta parte de su población, además, tuvo que huir de sus casas. Seis mil de esos salvadoreños se instalaron en Colomoncagua, Honduras, y tuvimos noticia de ellos gracias a los escritos de Segundo Montes, que acompañó a aquellas gentes en su exilio.

El retorno de esas personas exiliadas a Honduras en 1989 coincidió con el asesinato de los jesuitas españoles de la UCA, por lo que decidieron denominar al nuevo asentamiento Ciudad Segundo Montes, el nombre de uno de los dos vallisoletanos asesinados en aquella ocasión y hermano de Catalina.

Lo que entonces se denominaban Comités de Solidaridad con El Salvador y más tarde se llamaría Entrepueblos  ofrecieron su solidaridad, a través de la denuncia y de la cooperación. La acción más significativa fue la concesión por parte del Ayuntamiento de nuestra ciudad en 1990, y durante varios años más, de ayuda económica a través de Entrepueblos  para la construcción de las instalaciones básicas. Estamos orgullosos de haber iniciado con ello un proceso de lo que luego se denominaría Cooperación para el Desarrollo.

Fue entonces cuando conocimos a Catalina Montes, con quien tuvimos la suerte de compartir momentos tristes y alegres, ilusiones y esperanzas en la querida Ciudad Segundo Montes: el fin de la guerra y sus consecuencias, los Acuerdo de Paz incumplidos, los impactos de los desastres naturales, la violencia cotidiana…

Entrepueblos y el Comité de Solidad Oscar Romero de Valladolid organizamos en esos años no solo proyectos de apoyo y solidaridad, sino también visitas de los responsables de la Ciudad, incluido el grupo musical que lleva el nombre de la querida localidad, siempre acompañados por Catalina Montes. Han pasado veinte años y  Cati ha sido en Valladolid la referencia noble y serena de la solidaridad con El Salvador. Sus idas y venidas a Centroamérica nos mantenían al corriente de los avances e ilusiones en la construcción de alternativas democráticas, afortunadamente hoy conseguidas, en las que la Ciudad Segundo Montes ha sido siempre una referencia en todo el país.

Las organizaciones sociales con las que trabajamos en El Salvador habrán recibido la noticia con dolor porque no son muchas las personas que dedican sus esfuerzos a esta bella y dura tarea de la solidaridad, en la que Cati era un símbolo allí y aquí. Quienes la conocimos estamos orgullosos de haber compartido con ella estos años de ilusión y esperanzas de un mundo más justo.

ENTREPUEBLOS Valladolid

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: